Vitaminas: Belleza y Bienestar.

Las Vitaminas son parte esencial de la salud y bienestar del cuerpo y de su belleza.
El importante papel de las Vitaminas ha sido ampliamente reconocido por las industrias de cosméticos y del cuidado de la piel.

¿QUE SON LAS VITAMINAS?

La palabra Vitamina es derivado del latín “vita” que significa vida y “amin” que significa composición orgánica. Hay trece Vitaminas agrupadas en dos categorías diferentes: lipofilicas o sea solubles en grasa e hidrofilitas, solubles en agua. Las Vitaminas solubles en grasa son: Vitamina A, D, E, K. Las Vitaminas solubles en agua son: las del Grupo B y la Vitamina C.
Las Vitaminas se encuentran en forma natural en plantas y animales. Las Vitaminas son esenciales para el funcionamiento normal del cuerpo. Con pocas excepciones el cuerpo humano no puede producir o sintetizar Vitaminas. Para obtener estos nutrientes vitales el cuerpo necesita fuentes externas.
Las Vitaminas son necesarias para el correcto funcionamiento de los órganos y contribuyen al metabolismo celular. Las Vitaminas deben ser suministradas al cuerpo regularmente a través de la comida y los suplementos. Nuestra dieta habitual y nuestro estilo de vida tienen un gran impacto en el bienestar total del cuerpo. Los malos hábitos alimenticios, una dieta rica en azucares, el consumo de alcohol, nicotina, y cafeína despojan al cuerpo de nutrientes esenciales como la Vitamina C y B.
Es saludable seguir una dieta balanceada que contenga vegetales y frutas frescas y mucha agua. Los suplementos vitamínicos tomados regularmente ayudan al cuerpo a recuperarse y mejorar a pesar del estrés emocional diario y de las toxinas del medio ambiente.

SÍNTOMAS DE DEFICIENCIAS DE VITAMINAS.

PIEL.
Una piel seca (xerosis) y escamosa denota poca hidratación y algo más. Necesita los nutrientes que alimentan a las células epiteliales para su correcta renovación y regeneración. Las Vitaminas A, C y K nutren la piel, por lo que su carencia se refleja en esta parte externa del cuerpo. Aunque la falta de Vitamina K no es nada frecuente, la equimosis o hematomas que aparecen debajo de la piel o las pequeñas manchas rojas (petequias) pueden ser signo de tal deficiencia. El brillo y la elasticidad de la piel lo proporcionan los ácidos grasos esenciales que, a su vez y junto con sendas Vitaminas, pueden ser los que falten para ayudar a tratar o a mejorar los eccemas, la psoriasis y el acné.

UÑAS.

Las uñas tienden a secarse, a quebrarse o decaparse fácilmente. Esto puede ser un síntoma de un déficit de Vitaminas C, D o B. Las uñas débiles son señal de que el cuerpo no está recibiendo la cantidad necesaria de Vitaminas B, silicio, zinc, hierro, yodo o selenio. Cuando son frágiles, es señal de falta de Vitamina B y proteínas. Una forma de luna en la base de la uña puede indicar falta de hierro o zinc. Las uñas con cantos verticales u horizontales pueden indicar falta de Vitamina B o hierro.
Si eres propensa a tener hongos bajo las uñas, puede ser la falta de bacterias en el sistema, algo común si se toman antibióticos de manera regular. La Vitamina B y el acidophilus pueden ayudar a mejorar esto fácilmente. Las personas que sufren de deficiencia de Vitamina A encuentran que el cuerpo no absorbe o procesa la proteína de forma eficiente. Cuando al cuerpo le falta Vitamina D, el calcio no se puede asimilar correctamente. Sin atención a estas Vitaminas, las uñas se comprometen, lo que las vuelve blandas y débiles.
CABELLO.
La fragilidad puede deberse a falta de energía y proteínas, bien porque se sigue una dieta insuficiente para las necesidades individuales o porque se tiene una enfermedad inflamatoria intestinal que afecta a la absorción y aprovechamiento de los nutrientes. A su vez, un aporte insuficiente y mantenido de calcio, cinc, yodo, hierro, Vitamina A y C, y algunas Vitaminas del grupo B se traduce en un cabello frágil, quebradizo y sin brillo.
Puede ser necesario corregir la falta de proteína, al menos, una vez al día. Los alimentos ricos en Vitamina C sirven a la recuperación del aspecto del cabellos por la propia función de la Vitamina y porque ayudan a una mayor absorción del hierro, un nutriente que en estas situaciones puede estar comprometido.

 

VITAMINA A (BETA CAROTENO).

El cuerpo no produce Vitamina A, por lo tanto hay que obtenerlo en nuestra alimentación, es necesaria para el mantenimiento y reparación del tejido de la piel. Sin ella se nota la diferencia. La Vitamina A incrementa la actividad de las enzimas y estimula la división celular de la piel (regeneración de la piel), mejorando la condición de la piel.
Normaliza la keratización de la piel (renovación celular). Éste es el proceso que actúa en contra de la piel seca. Esto la hace muy efectiva para mejorar las condiciones como la soriasis, eczema y el acné vulgaris. También mejora la producción de colágeno y por lo tanto contribuye a una piel más firme.
El tratamiento prescrito se llama Retinol A y se usa principalmente como un tratamiento contra el acné. Las formulaciones menos potentes vendidas en las tiendas se venden como retinoles y se usan en tratamientos antienvejecimiento.

VITAMINA E (TOCOFEROL).

La Vitamina E es un componente clave en la estructura de las células del cuerpo y ayuda a mejorar el sistema inmunológico lo que previene la degeneración celular, aumenta la micro-circulación de la piel (el fluyo sanguíneo) asegurando una mejor alimentación del tejido mejorando la elasticidad de la piel y reduciendo las arrugas, ayuda a inhibir las inflamaciones y a curar las cicatrices. Estas propiedades anti-inflamatorias ayudan a la piel en su proceso regenerativo natural.
Es especialmente útil para reducir las cicatrices después de la cirugía o en los casos de acné. La investigación muestra que este potente antioxidante ayuda a proteger la piel de los dañinos efectos de los rayos UVA del sol en la piel. De acuerdo a los estudios de la AAD[1], tomar 400U de Vitamina E al día reduce el riesgo de daño solar en las células, además de reducir la producción de células cancerígenas.
La Vitamina E también puede reducir las arrugas y hacer que tu piel se vea y se sienta más suave. La unidad internacional es 400U al día.
Usada en crema, loción o serum, la Vitamina E puede humectar la piel seca o áspera. Cuando se combina con Vitamina C es muy buena para proteger del daño solar.

VITAMINA C (ÁCIDO ASCÓRBICO).

Esta Vitamina juega un papel importante en el proceso de sintetización del colágeno, mejorando la elasticidad de la piel. Ayuda a refinar la textura de la piel, a reducir los puntos de pigmentación y a mejorar significativamente el tono de la piel. Estimula la producción de colágeno ayudando así a la firmeza de la piel.
Entre los nuevos descubrimientos dermatológicos está el poder de la Vitamina C para contrarrestar los efectos de la exposición solar. Trabaja reduciendo el daño causado por los radicales libres, un subproducto nocivo de los rayos UVA, el humo y la polución. Los radicales libres engullen el colágeno y la elastina, que son las fibras que soportan la estructura de la piel, causando arrugas y otros signos de envejecimiento.
Asegúrate de que incluyas suficiente Vitamina C en tu dieta (frutas cítricas y vegetales, entre otros), para reponer la perdida de esta Vitamina a través de la piel. Y tomar suplementos de Vitamina C entre 500 a 1000 miligramos al día. Combinada con la Vitamina E, los suplementos de Vitamina C pueden proteger la piel de la exposición solar.

VITAMINA K MENAQUINONA

Vitamina soluble en lípidos e insoluble en agua que se requiere, principalmente, en los procesos de coagulación de la sangre. También sirve para generar glóbulos rojos y se produce, principalmente, por una bacteria intestinal.
Esta vitamina tiene tres formas: Vitamina K natural, presente en las plantas verdes; en forma de menaquinona, la que se produce en la flora intestinal; y su compuesto sintético, conocido como medaninona.
Contribuye a que la sangre coagule correctamente. Es indicada, por ejemplo, para las ojeras, que tienen relación con esta problemática Es la sustancia antioxidante por excelencia debido a su poderosa acción neutralizadora del poder degenerativo que caracteriza a los radicales libres. Previene la sequedad de la piel y disminuye la cantidad de arrugas. Además contrarresta el daño producido por la excesiva exposición al sol.
Es eficaz en el tratamiento de la dermatitis atópica. Es un poderoso tratamiento calmante que descongestiona y alivia el enrojecimiento cutáneo, la irritación y revitaliza la piel de manera natural, siendo eficaz incluso en el tratamiento de la dermatitis atópica. Además de sus propiedades cicatrizantes y anticoagulantes.

VITAMINA B1 - TIAMINA.

Esta vitamina participa en el metabolismo de los hidratos de carbono para la generación de energía, tan importante para tener una piel llena de luz y tersura, además de contribuir con el crecimiento y el mantenimiento de la piel.
Lucha contra las enfermedades degenerativas, incluidas las cutáneas.
Eficaz en eliminar la edematización en los tejidos.

VITAMINA B2 RIBOFLAVINA.

Hasta la más pequeña deficiencia de Vitamina B2 puede causar que la piel se vea grasa, que los labios se partan, se caiga el cabello, aparezcan dermatitis y otros desórdenes de la piel.
La Vitamina B2 es de gran ayuda para tratar estos problemas, incluyendo la rosácea. Una cantidad adecuada de Vitamina B2 te puede dar una piel radiante, un cabello saludable, uñas fuertes y ojos sanos.
Es necesaria para el crecimiento saludable de la piel, cabello y uñas.

VITAMINA B3 NIACINA.

Llamada en algunos países vitamina PP, la Vitamina B3 participa en el metabolismo de hidratos de carbono, proteínas y grasas, en la circulación sanguínea y en la cadena respiratoria. Interviene en el crecimiento, funcionamiento del sistema nervioso y el buen estado de la piel.
Su carencia produce alteraciones del sistema nervioso, trastornos digestivos, fatiga constante, problemas de piel, ulceras bucales, problemas en encías y/o lengua, y padecimiento de pelagra (problemas de piel ante exposición a la luz, inflamación de mucosas, diarrea y alteraciones psíquicas).
La deficiencia de niacina afecta a todas las células del cuerpo y en especial a las de la piel.
Ayuda en el tratamiento de un trastorno inflamatorio llamado acné vulgar.
Es eficaz en la eliminación de la irritación de la piel.

VITAMINA B5 PANTENOL.

En la piel es convertido en ácido pantenoico, el cual es parte de cada célula y es esencial para el metabolismo celular. Ayuda a que el cuerpo utilice otras Vitaminas y mejora la resistencia del cuerpo al estrés. La Vitamina B5 provee calma y ayuda a curar la piel dañada. El Pantenol ayuda a acelerar la keratinizacion de la dermis y aumenta su nivel de humedad, dejándola suave y elástica.
Esto es muy importante cuando la piel resurge después de tratamientos exfoliadores o láser o se ha expuesto a abrasiones. También mejora la regeneración celular y tiene propiedades anti-inflamatorias. Ayuda a fortalecer y alimentar las uñas y manos.

VITAMINA B6 PIRIDOXINA.

Tiene una coenzima que está relacionada con un gran número de reacciones, la mayoría de las cuales afecta al metabolismo de los aminoácidos. La conversión del Triptófano en NAD depende de la Piridoxina y es muy importante para la formación de los hematíes y de las hormonas del sistema nervioso central. Las grasas, los hidratos de carbono y todas las proteínas se metabolizan más eficazmente con ayuda de la piridoxina. Sin ella se produce la típica pelagra[2].
Ayuda al mantenimiento del equilibrio de sodio y potasio en el organismo, Funciona en el organismo como un diurético natural lo que evita los edemas que se traducen como bolsas debajo de los ojos, inflamación del rictus, papada.
El déficit doble de Vitamina B6 produce Muchos problemas dérmicos, como las estrías y las manchas blancas en las uñas.
Incrementa el rendimiento muscular y la producción de energía, vital para tener fuerte las capas de colágeno y elastina que mantienen la piel tersa y evita las arrugas.
Puede colaborar en las dietas de adelgazamiento ya que ayuda a que el organismo consiga energía a partir de las grasas acumuladas.
Está implicada en la transformación de glucógeno (depósito de glucosa en el organismo).
Evita la caída del cabello, erupción en la piel, ulceras en boca y lengua, dermatitis seborreica, estrías, etc.

VITAMINA B9 ÁCIDO FÓLICO.

Es vital para el funcionamiento adecuado del cuerpo humano. Una deficiencia en ácido fólico puede ocasionar una gran variedad de problemas médicos, incluyendo problemas cutáneos o la falta de crecimiento en el cabello. El ácido fólico puede encontrarse en una gran variedad de alimentos y se le recomienda a todas las personas, especialmente a las mujeres embarazadas.
El cuerpo necesita ácido fólico para hacer nuevas células. Incluyendo la piel, el pelo y las uñas y la formación de los músculos.
Ayuda a la formación de glóbulos rojos en la sangre. La falta de ácido fólico puede producir anemia, lo que repercute en una mala nutrición y oxigenación de la piel.
Ayuda a metabolizar las proteínas indispensables en el desarrollo y mantenimiento del colágeno y la elastina.
Ayuda a sanar heridas y en el tratamiento de la enfermedad cutánea llamada vitíligo.

VITAMINA B12 COBALAMINA.

La vitamina B12 es la mayor y más compleja de las vitaminas. La vitamina B12 comprende las únicas moléculas que contienen cobalto (llamadas cobalaminas) con actividad biológica en los humanos. El cobalto aporta el color rojo a esta vitamina hidrosoluble.
La vitamina B12 se usa para el tratamiento y la prevención de la anemia perniciosa, un tipo de anemia muy grave que se debe a deficiencia de esta Vitamina. Como toda anemia, limita la aportación de nutrientes y oxígeno a la piel, lo que le hace perder luz y tersura.
La vitamina B12 se aplica a la piel y se ingiere por vía oral o parenteral para la psoriasis y el eczema.
Una ingesta suficiente de vitamina B12, es importante puesto que ayuda al cuerpo a:
Convertir alimentos en glucosa, que es utilizada para producir energía, lo que mantiene la piel llena de vitalidad.
Regular la formación de glóbulos rojos, junto con la vitamina B9 (folato).
La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), que presta asesoramiento científico a los responsables políticos, ha confirmado que se han demostrado unos claros beneficios para la salud de la ingesta de vitamina B12 en la dieta, ya que contribuye a lo siguiente:
  • Formación normal de glóbulos rojos.
  • División celular normal, lo que hace que la piel no solo sobreviva, sino que se rejuvenezca.
  • Metabolismo energético normal.
  • Funcionamiento normal del sistema inmunitario.
  • Reducción del cansancio y la fatiga.
  • Reducción del riesgo de enfermedades entre las que se encuentran las cutáneas.


[1] American Academy of Dermatology.

[2] problemas de piel ante exposición a la luz, inflamación de mucosas, diarrea y alteraciones psíquicas.

COMBINACIONES DE VITAMINAS.

Las Vitaminas B1, B6 y B12 son esenciales para la regulación y el funcionamiento correcto de todo el sistema nervioso.
Las Vitaminas B1, B2, B3, B5, B9, B12, Biotina y Colina son necesarias para el crecimiento saludable de la piel, cabello y uñas.
Para ayudar a la buena digestión están la Vitamina B1, B2, B3 y Vitamina B6.

¿EN QUÉ ALIMENTOS SE ENCUENTRAN LAS VITAMINAS?

VITAMINAS LIPOSOLUBLES

Vitamina A

Frutas de color oscuro, Hortalizas de hoja verde, Yema del huevo, Productos lácteos y leche enriquecidos (queso, yogur, mantequilla y crema de leche), Hígado, carne de res y pescado.

Vitamina D

Pescado (graso como el salmón, la caballa, el arenque o la perca emperador), Aceites de hígado de pescado (aceite de hígado de bacalao), Cereales enriquecidos, Productos lácteos y leche enriquecidos (queso, yogur, mantequilla y crema de leche).

Vitamina E

Aguacate, Hortalizas de hoja verde oscura (espinaca, brócoli, espárrago, hojas de nabo), Margarina (hechas de aceite de cártamo, maíz y girasol), Aceites (cártamo, maíz y girasol), Papaya y mango, Semillas y nueces, Germen de trigo y aceite de germen de trigo.

 

Vitamina K

Repollo, Coliflor, Cereales, Espinacas, Hortalizas de hoja verde oscura (brócoli, col de Bruselas, espárrago), Verduras de hoja oscura (espinaca, col rizada, hojas de nabo), Pescado, hígado, carne de res y huevos.

VITAMINAS HIDROSOLUBLES

Vit. B1

Leche en polvo, Huevo, Pan y harina enriquecidos, Carnes magras, Legumbres (frijoles secos), Nueces y semillas, Vísceras, Guisantes, Granos integrales

Vit. B2

Interiores, levadura de cerveza, germen de trigo, almendras, coco, quesos grasos, champiñones, etc.

Vit. B3

Aguacate, Huevos, Panes enriquecidos y cereales fortificados, Pescado (atún y peces de agua salada), Carnes magras, Legumbres, Nueces, Patata, Carne de aves de corral

Vit. B5

Aguacate, Brócoli, col rizada y otras hortalizas en la familia del repollo, Huevos, Legumbres y lentejas, Leche, Champiñones, Vísceras, Carne de aves de corral, Patata blanca y camote, Cereales de granos integrales

Vit. B6

Aguacate, Plátano (banana), Legumbres (alubias secas), Carne de res, Nueces, Carne de aves de corral, Granos integrales (la molienda y el procesamiento eliminan mucha de esta vitamina).

Vit. B8

Chocolate, Cereal, Yema de huevo, Legumbres, Leche, Nueces, Vísceras (hígado, riñón), Carne de cerdo, Levadura.

Vit. B9 Folato

Espárragos y brócoli, Remolachas, Levadura de la cerveza, Frijoles secos (moteado, blanco común, poroto, lima), Cereales fortificados, Hortalizas de hoja verde (espinaca y lechuga romana), Lentejas, Naranjas y jugo de naranja, Mantequilla de maní, Germen del trigo.

Vit. B12

Carne, Huevos, Alimentos fortificados como la leche de soya (soja), Leche y productos lácteos, Vísceras (hígado y riñón), Carne de aves de corral, Mariscos

Vitamina C

Remolacha, pomelo, limón, naranja, nabo, coliflor, repollo, fresas, espárragos, lechuga, tomate, castañas, berro, espinacas, apio, hígado, manzanas, etc.